lexasesores-malaga

Torremolinos y Benalmádena

Laboral

Laboral (4)

Uno de los aspectos que más controversias genera en las relaciones laborales son las discrepancias e interpretaciones que de los tiempos de trabajo y su cómputo se hacen. Debemos partir de una premisa estatutaria que nos impone que “el tiempo de trabajo se computará de modo que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto de trabajo” (Art.34.5 ET).

tiempo laboral

Ante esta premisa debemos incorporar ciertas distinciones que alteran el cómputo de la jornada, como son básicamente, los tiempos de trabajo efectivo y los tiempos de presencia, si bien existen otros conceptos como la disponibilidad horaria o las guardias presenciales, telefónicas, no presenciales, etc. que afectan de manera decidida en estos cómputos.

¿A qué debemos considerar tiempo de trabajo efectivo?

Debemos remitir al art.34.5 ET citado con anterioridad para circunscribir este tiempo efectivo de trabajo al que transcurre entre los hitos temporales de inicio y fin de la jornada en el puesto de trabajo. No obstante, cuando nos encontremos con trabajadores que prestan sus servicios en centros de trabajo móviles o itinerantes entienden los tribunales que el cómputo se inicia cuando el trabajador se persona en el primer centro en el que preste servicios (STS 27 de Mayo de 2013) y rizando el rizo, en los trabajadores que carezcan de centro de trabajo fijo o habitual se considerará tiempo de trabajo el que se invierta en los desplazamientos entre el domicilio del trabajador y el primer y último cliente o donde se presten servicios.

¿Qué son los tiempos de presencia?

La norma de referencia para determinar la etiología o carácter de estos tiempos es el Real Decreto de Jornadas Especiales (Art. 8 del RD 1561/1995, de 21 de Septiembre) y viene referido esencialmente al sector productivo del transporte y de trabajos en el mar. El artículo 8 de la norma establece que el tiempo de presencia será aquél en el que el trabajador se encuentra a disposición del empresario sin prestar trabajo efectivo, por razones de espera, expectativas, servicios de guardia, viajes sin servicio, averías, comidas en ruta u otras similares. La norma faculta expresamente a la Negociación Colectiva para determinar qué tiempos pueden o deben ser considerados de presencia.

Sin entrar en el detalle pormenorizado, cabe destacar que durante este tiempo de presencia el trabajador está a disposición de empresario pero sin realizar las tareas para las que fue contratado. Pero “cuidado”, que las cosas no son necesariamente lo que indican sus nombres sino lo correspondiente a la verdadera naturaleza de la prestación. Con esto quiero decir que los tiempos de presencia no implican necesariamente permanencia del trabajador en el centro de trabajo sino estar a disposición para ser llamado e iniciar en breve la prestación de servicios.

¿Qué son las guardias localizadas?

Aquellos tiempos en que el trabajador no está obligado a permanecer en el lugar designado por el empresario y basta con que permanezca localizable para incorporarse en la realización de las funciones propias de su categoría profesional en el tiempo estipulado en cada caso. Estar localizable no implica estar prestando trabajo alguno y por tanto no computaría a efectos de la jornada laboral hasta el momento en que sea llamado y se incorpore al trabajo, momento a partir del cual empezaría a contarse como tiempo efectivo de trabajo.

A estas alturas, si a alguien le asaltan dudas sobre las diferencias de los tiempos de presencia y las guardias localizadas decir que, las primeras vinculan al trabajador para estar a disposición del empresario en un lugar designado a los efectos mientras que en las guardias localizadas el trabajador dispone de libertad en cuanto a movimientos y solo queda vinculado a su localización en un momento determinado, momento a partir del cual debe acudir presto a la incorporación a su puesto de trabajo o funciones.

Pero no debemos confundirnos, es decir, que estemos localizables y este tiempo de disponibilidad no se considere como tiempo de trabajo efectivo no significa que no deba ser retribuido ya que, en este caso, la empresa estaría incurriendo en un enriquecimiento injusto a costa del trabajador porque no puede ser que el que no está localizable o en situación de disponibilidad perciba la misma retribución que el que sí lo está.

Como conclusión a nuestras líneas os dejamos el siguiente eslogan: “el trabajo es lo que haces, no dónde los haces”.

Muchos trabajadores, a pesar de tener reconocida una incapacidad permanente, quieren trabajar. Hay varias razones: porque la pensión que reciben es insuficiente, porque quieren seguir en activo o porque es posible hacer algunas actividades compatibles con su estado de salud. En el siguiente artículo trataremos de responder de manera resumida los principales interrogantes sobre la materia.

incapacidad silladeruedas trabajo

¿Es compatible el percibo de la pensión de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez con el trabajo?

Ambas pensiones son compatibles con el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido, siempre que no representen un cambio en la capacidad de trabajo del pensionista que pueda dar lugar a revisión por parte de la Entidad gestora. Si las actividades realizadas exceden las condiciones establecidas serán incompatibles, pudiendo suspenderse la pensión. Si se realizan trabajos susceptibles de inclusión en algún Régimen de la Seguridad Social, existe obligación de alta y cotización, debiendo comunicar al Instituto Nacional de la Seguridad Social el inicio de cualquier trabajo por cuenta ajena o propia, salvo en el caso que derive de enfermedad profesional, en el que será necesaria la autorización previa.

¿Es compatible el percibo de la pensión de incapacidad permanente total con el trabajo?

La percepción de una pensión de incapacidad permanente total es incompatible con el desempeño de un puesto de la misma categoría o grupo profesional, siendo compatible con otro tipo de actividad laboral en la misma empresa o en otra distinta. Ahora bien, el percibo del incremento del 20% de la base reguladora de la incapacidad permanente total es incompatible con la realización de trabajos por cuenta ajena o propia, así como con las prestaciones de Seguridad Social que puedan derivarse de dichos trabajos, como son el subsidio de incapacidad temporal o de maternidad que persiste más allá de la relación laboral o la actividad profesional, o las prestaciones de desempleo que pudieran corresponder por los mismos. La realización de cualquier trabajo por el pensionista debe ser comunicada al Instituto Nacional de la Seguridad Social, salvo en el caso que derive de enfermedad profesional, en el que será necesaria la autorización previa.

 ¿Es compatible el percibo de la prestación por desempleo y la incapacidad permanente?

En los supuestos en que estando incapacitado, el perceptor de una incapacidad permanente total pierda o se le suspenda un trabajo compatible con su situación de pensionista, tendrá derecho a percibir la prestación o subsidio por desempleo que le corresponda, además de la pensión.

¿Es compatible la pensión de incapacidad permanente con la jubilación?

Es incompatible con la pensión de jubilación del mismo régimen, debiéndose optar por una de ellas. La pensión de incapacidad permanente puede ser compatible con una pensión de jubilación de otro régimen distinto, excepto que, para acreditar el derecho, o para el perfeccionamiento del mismo se tenga que acudir al régimen que reconozca la jubilación (situación de alta o asimilada, acreditación de la carencia, importe de la base reguladora), en cuyo caso, hay que optar por una de ellas.

No obstante, si las cotizaciones del régimen por el que se reconoce la jubilación sirvieron únicamente para cuantificar el importe de la incapacidad permanente, pudiendo prescindirse de ellas para generar el derecho, es posible el reconocimiento de dos pensiones compatibles entre sí, calculando cada una de ellas con las cotizaciones de cada uno de los regímenes. Para ello, sería necesario recalcular la pensión de incapacidad, sin tener en cuenta las cotizaciones del régimen que reconoce la jubilación. En el caso de que se tratara de una pensión de incapacidad derivada de AT concedida al amparo del antiguo Reglamento de Accidentes de Trabajo de 22-06-1956, sería compatible con cualquier otra pensión.

¿Es compatible el percibo de una indemnización por lesiones permanentes no invalidantes con la pensión de incapacidad permanente, en cualquiera de sus grados?

Es incompatible con las prestaciones económicas establecidas para la incapacidad permanente, salvo que las lesiones, mutilaciones o deformidades sean totalmente independientes de las tomadas en consideración para declarar la incapacidad permanente y su grado. Es compatible con el trabajo en la misma empresa.

¿Es necesaria la autorización expresa por parte del INSS para compatibilizar el percibo de la pensión de incapacidad permanente con el ejercicio de una actividad laboral?

Con independencia de la compatibilidad o incompatibilidad que, en su caso, pueda producir el ejercicio de una actividad, sólo se requiere, en principio, la comunicación de la actividad laboral a la Entidad gestora competente. Sin embargo, los pensionistas de incapacidad permanente derivada de enfermedad profesional, sólo podrán realizar trabajos por cuenta ajena si han obtenido, previamente, la autorización del INSS.

Es una de las tres profesiones jurídicas existentes en España, junto con la de abogado y procurador, legitimadas para la intervención en procesos judiciales, pero limitados al área de la jurisdicción social., el número de colegiados ejercientes ronda los 25.000 miembros en todo el territorio nacional.

the law

El Graduado Social, una vez finalizada su carrera universitaria se incorpora obligatoriamente, si pretende ejercer como tal, al colegio profesional donde se encuentre ubicado su despacho profesional. Ya colegiado, se convierte en un Técnico en materias Sociales y Laborales y, como tal, estudia, asesora, representa, gestiona, sin apoderamiento especial, todos aquellos asuntos laborales y de Seguridad Social que le sean encomendados por particulares, administración y terceros

En definitiva, un Graduado Social es un asesor laboral, especializado en todo lo relacionado con el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social. Es una profesión en constante evolución y unida a la realidad de su entorno. Nuestra entidad, el Excelentísimo Colegio Oficial de Graduados Sociales de Málaga y Melilla, una corporación de derecho público, es una gran familia de todos estos profesionales cualificados en el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, que trabaja para que todos los colegiados puedan ofrecer un servicio de calidad y el mejor asesoramiento a sus clientes como operadores jurídicos que somos.

Por ello, nuestra apuesta firme siempre pasa por la formación y actualización profesional, en definitiva la colegiación garantiza la profesionalidad del servicio y, a su vez, obstaculiza el intrusismo en el sector. La nuestra, es una profesión en constante evolución y asociada, de manera indisoluble, con la realidad de su entorno. No podemos olvidarnos de que el Colegio trabaja diariamente en garantizar la actividad de sus colegiados, siguiendo las normas deontológicas y difundiendo la labor que un Graduado Social hace por la ciudadanía ante la Justicia, ofreciendo una amplia gama de servicios y promoción de la actividad, sin olvidar la seguridad profesional.

En su faceta jurídica, quizás la más desconocida pero sin duda en la que más especialización cuenta, el Graduado Social puede llevar a juicio todo lo relacionado con temas laborales, es decir: despidos, prestaciones contributivas y no contributivas, reclamaciones de salarios, clasificación profesional, sanciones, reducción de jornada, modificaciones sustanciales del contrato de trabajo, etc.

Diferencias entre Graduado Social y abogado

El abogado puede ejercer de asesor en todas las materias jurídicas, como por ejemplo, civil, penal, contencioso-administrativo y por supuesto, laboral. Sin embargo, a lo largo de su formación universitaria, el Graduado Social se especializa desde el primer momento en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Las titulaciones desde las que es posible colegiarse como Graduado social son

  • El título de Graduado Social.
  • La Diplomatura en Relaciones Laborales.
  • El Título de Grado en Ciencias del Trabajo y Recursos Humanos.

Desde una perspectiva teórica, podría decirse que el abogado está más orientado al ámbito procesal (los procesos en los tribunales de justicia), mientras que el Graduado Social es un especialista que presta un asesoramiento más integral, en el día a día de la empresa y sus relaciones con los trabajadores.

En la práctica, los límites se confunden; pues también hay graduados sociales muy especializados en la representación en juicio y abogados laboralistas que también desempeñan labores cotidianas de asesoramiento.

Se nos presentan importantes cambios en cuanto a la tramitación de partes de baja. Finalizando el año, como ya es costumbre, la publicación normativa se agolpa. Este año con el añadido de que estamos en año de elecciones. Ante este panorama y teniendo en cuenta la inminencia de los mencionados cambios nos vemos en la obligación de trasladaros los principales aspectos a tener en cuenta, ya que tanto empresario como trabajador tendréis que estar al tanto.

El próximo 1 de diciembre de 2015 entran en vigor los nuevos partes médicos de baja, confirmación y alta médica, cuyo modelo ha sido aprobado mediante la Orden ESS/1187/2015, de 15 de junio, (BOE de 20 de junio de 2015) que viene a desarrollar el Real Decreto 625/2014, de 18 de junio por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos de incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

 

Dichos partes incluyen novedades que afectan tanto a los profesionales médicos como a los trabajadores en situación de incapacidad laboral y a las empresas en las que éstos desarrollan su actividad. Así, las principales características de la emisión de dichos partes son las siguientes: