lexasesores-malaga

Torremolinos y Benalmádena

Fiscal

Fiscal (2)

 

Tras años trabajando, por una u otra razón, nos encontramos en situación de desempleo y decidimos que vamos a capitalizar nuestra prestación por desempleo para constituir nuestro propio negocio, lo que conocemos como "pago único". Es entonces cuando nos surgen dudas sobre la tributación de las cantidades que nos abonan. En este articulo, nos ocupamos de todas ellas.

En primer lugar decir que las prestaciones por desempleo reconocidas por las respectiva entidad gestora cuando se perciban en la modalidad de pago único están exentas de tributación. Pero, ¿hay algún requisito que debamos cumplir para disfrutar de dicha exención? La respuesta es si. Dicha exención estará condicionada al mantenimiento de la acción o participación durante el plazo de cinco años, en el supuesto de que el contribuyente se hubiera integrado en sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado, o al mantenimiento, durante idéntico plazo, de la actividad, en el caso del trabajador autónomo.

¿Qué pasa si incumplimos este requisito? No debemos presentar declaración complementaria del año en que obtuvimos el pago único, sino que regularizaremos en la renta correspondiente al año en que se hubiera producido el incumplimiento, incluyendo la cuota o cantidad derivada de la excención disfrutada incorrectamente más los intereses de demora (DGT V0600-12 de 20-3-12)

¿Hay algún límite cuantitativo de dicha exención? Con efectos desde el 01.01.2013, se suprime el límite de 15.500€ y por tanto no hay límite.

¿Y que pasa con las cantidades que percibimos mensualmente en concepto de bonificación de cuotas de la seguridad social como trabajador autónomo? También están exentas al ser una de las modalidades de capitalización o pago único de la prestación por desempleo reconocida por la normativa laboral. (DGT V0413-09 de 27-2-09 y V0912-10 de 6-5-10).

!Si tienes alguna otra casuistica, no dudes en ponerte en contacto con los profesionales de Lex Asesores!

La figura del despido es siempre acarrea numerosas controversias en todos los ámbitos, y no iba a ser menos en el ámbito fiscal. Existen una serie de aspectos que debemos tener en cuenta en caso de recibir una indemnización por despido, para que sea lo menos lesivo en nuestra tesorería.

tax return 1368168 960 720

En principio, la indemnización por despido está exenta de tributación. Decimos en principio, puesto que para ello se debe cumplir una serie de requisitos:

  • -          Que sea un despido por causas objetivas.
  • -          Que la indemnización se ajuste a los topes establecidos por el Estatuto de los Trabajadores (si es superior, se tributará por el exceso).
  • -          Que, aun ajustándose a los topes anteriormente citados, la indemnización no supere los 180.000€.

En caso de que la empresa abone al trabajador la cuantía referente en el Estatuto de los Trabajadores a despido improcedente y para que estas rentas estén exentas, es preciso que el trabajador impugne el despido y llegue a un acuerdo con la empresa en el acto de conciliación, o que un juez declare la improcedencia del mismo.

En caso de que no se cumplan los requisitos anteriormente mencionados, y finalmente la indemnización no esté exenta, debemos recordar que la indemnización se considerará renta irregular (generada en más de un ejercicio), lo que conllevará una reducción de un 30% en nuestra renta.

Si la empresa le ofrece cobrar de manera fraccionada la indemnización por despido no exenta, debe de tener cuidado de pactar el fraccionamiento de tal forma que, la relación entre los años de generación de la misma (los que haya estado trabajando en la empresa) y los años en los que va a percibir la indemnización, sea mayor de dos, para así poder reducir la parte no exenta por irregularidad.

Finalmente, si fue despedido de su empresa y por eso cobró una indemnización exenta, en caso de que le propongan volver a trabajar en ella antes de que transcurran menos de tres años desde el despido, debería pensarlo, ya que salvo que pruebe su efectiva desvinculación está obligado a tributar ahora por dicha indemnización presentando una complementaria del año del despido.