lexasesores-malaga

Torremolinos y Benalmádena

La figura del despido es siempre acarrea numerosas controversias en todos los ámbitos, y no iba a ser menos en el ámbito fiscal. Existen una serie de aspectos que debemos tener en cuenta en caso de recibir una indemnización por despido, para que sea lo menos lesivo en nuestra tesorería.

tax return 1368168 960 720

En principio, la indemnización por despido está exenta de tributación. Decimos en principio, puesto que para ello se debe cumplir una serie de requisitos:

  • -          Que sea un despido por causas objetivas.
  • -          Que la indemnización se ajuste a los topes establecidos por el Estatuto de los Trabajadores (si es superior, se tributará por el exceso).
  • -          Que, aun ajustándose a los topes anteriormente citados, la indemnización no supere los 180.000€.

En caso de que la empresa abone al trabajador la cuantía referente en el Estatuto de los Trabajadores a despido improcedente y para que estas rentas estén exentas, es preciso que el trabajador impugne el despido y llegue a un acuerdo con la empresa en el acto de conciliación, o que un juez declare la improcedencia del mismo.

En caso de que no se cumplan los requisitos anteriormente mencionados, y finalmente la indemnización no esté exenta, debemos recordar que la indemnización se considerará renta irregular (generada en más de un ejercicio), lo que conllevará una reducción de un 30% en nuestra renta.

Si la empresa le ofrece cobrar de manera fraccionada la indemnización por despido no exenta, debe de tener cuidado de pactar el fraccionamiento de tal forma que, la relación entre los años de generación de la misma (los que haya estado trabajando en la empresa) y los años en los que va a percibir la indemnización, sea mayor de dos, para así poder reducir la parte no exenta por irregularidad.

Finalmente, si fue despedido de su empresa y por eso cobró una indemnización exenta, en caso de que le propongan volver a trabajar en ella antes de que transcurran menos de tres años desde el despido, debería pensarlo, ya que salvo que pruebe su efectiva desvinculación está obligado a tributar ahora por dicha indemnización presentando una complementaria del año del despido.

Publicado en Fiscal

Las cláusulas suelo están en boca de todos desde hace un par de años. Estas famosas cláusulas no son más que el límite que los bancos incluyen en sus hipotecas para que en el caso de situarse el Euribor por debajo de un porcentaje éste se active, asegurando a las entidades bancarias el cobro de sus intereses.

clausulas suelo renta

Esta cláusula está siendo anulada por los tribunales, al considerarse excesiva y poco transparente en numerosas sentencias. Pero la cuestión que nos compete es cómo incide en nuestra declaración de la renta, en el caso de que se nos devuelvan los intereses pagados de más y en el caso de que nuestra hipoteca haya estado sujeta a beneficios fiscales (deducción por vivienda habitual, rendimientos de capital inmobiliario –alquiler de un inmueble- o rendimientos de actividades económicas).

Pues bien, la respuesta a nuestra pregunta dependerá del fallo de la sentencia y de cómo nos reconozca la anulación de la citada cláusula, encontrándonos con tres diferentes casos:

  1. Sentencia judicial anulando la cláusula que fije la devolución de las cantidades pagadas en exceso con carácter indemnizatorio. En este caso no tendría efecto fiscal.
  1. Que se fije la restitución de los intereses cobrados en exceso aplicándolos sobre el principal pagado en cada ejercicio, por lo que tampoco tendría efectos fiscales.
  1. Que se proceda a la devolución de los intereses pagados de más y que se aplique dicha devolución sobre un único ejercicio, por lo que sí procedería la rectificación por los ejercicios afectados no prescritos, presentando una declaración de IRPF complementaria por cada uno de ellos.
Publicado en Actualidad